Quizá el termino ‘tapicero’ nos suene antiguo; y realmente lo es si nos remontamos a sus principios que datan del 5.000 a.C. donde los egipcios ya nos dejaron las primeras muestras de sillas encontradas en las tumbas de los faraones.

Posteriormente, ya en la Edad Media, reyes y nobles utilizaban butacas y sillas con relleno de pelo animal o fibras vegetales cubiertas de tela. Es ya en el siglo XV, en el Renacimiento, cuando sofás y todo tipo de muebles, adquieren mayor elegancia y sofisticación.

Pero es ahora cuando no somos capaces de imaginamos un hospital sin camillas tapizadas, un oficinista sin acomodo confortable, un hotel sin cortinas o cabecero acolchado, un salón sin un sofá en el que descansar.

El deseo de expresión individual en la decoración del hogar suele aumentar con la mejora general de la calidad de la persona, y mientras este aspecto del carácter humano continúe igual, la rama del oficio “por encargo” se mantendrá floreciente, y se seguirán necesitando artesanos para hacer tapizados confortables y personales.

En Tapicerías Toribio estamos encantados de mantener una profesión que llevamos ejerciendo y puliendo desde hace 40 años. Agradecemos la confianza depositada en nosotros y os animamos a que nos sigáis teniendo en cuenta a la hora de renovar muebles o realizar trabajos a medida para vuestro hogar o trabajo.